¿Cómo medir la salud financiera de una empresa?

abril 8, 2021por Redacción0

La transformación de la salud financiera empresarial se ha convertido en una tarea esencial para la gran mayoría de empresas colombianas que se han visto afectadas por la crisis económica generada por la pandemia. Ahora bien, mantener una buena salud financiera dentro del contexto organizacional, permite alcanzar todas las metas a corto, mediano y largo plazo. Sin embargo, para lograrlo, es necesario un esfuerzo constante para mantenerse en forma.

El confinamiento que ha generado la pandemia ha hecho que muchas empresas tengan un acercamiento con el mundo digital, obligando a los empresarios, emprendedores y dueños de negocios, a “reinventar” sus estrategias comerciales (como consecuencia a la coyuntura actual).

Por esta razón es importante conocer y realizar un diagnóstico sobre cómo se encuentra la salud financiera de la empresa, es una tarea obligada que se debería implementar para empezar a tomar acciones de mejora, o decisiones trascendentales como, por ejemplo: replantear el modelo de negocio.

El plan de acción inicia por la realización de un diagnóstico básico de la empresa a manera de checklist (lista de verificación) contestando a las siguientes preguntas:

  1. ¿La empresa cuenta con el dinero suficiente para pagar las deudas que vencen en menos de un año? 
  2. ¿Se le está cobrando a los clientes, antes de tener que pagar a los proveedores? 
  3. ¿Está logrando más ventas o utilidad con los activos fijos que se tienen? 
  4. ¿Está generando utilidades mayores que las que se pueden obtener dejando el dinero estático en el banco? 
  5. ¿Ha mantenido o ha aumentado la utilidad de las ventas durante el tiempo?
  6. ¿Tiene un total de deudas menores al 60% con relación a todos los activos de la organización?

Quizás te pueda interesar: ¿Cómo reaccionar en la reactivación económica de su empresa en tiempos de pandemia?

Luego de haber completado el anterior checklist, empezaremos por identificar algunos indicadores financieros para que determinemos cómo se encuentra la salud financiera de tu empresa o negocio, basándose en 4 tipologías: Indicadores de Liquidez, Actividad, Rentabilidad y Endeudamiento.

Indicadores de liquidez – Razón Corriente (lo componen los pasivos)

Algunas de las razones por las cuales muchas empresas no logran cumplir con sus compromisos de corto y mediano plazo, es porque no cuentan con la liquidez suficiente para cubrir esas obligaciones que se vencen en menos de un año.  Algunas de estas deudas se conocen como pasivos.

¿Qué son los pasivos?

Los pasivos son las obligaciones o deudas que la empresa tiene con terceras personas, es decir, con personas externas a la empresa. Estos se clasifican de la siguiente manera:

  • Pasivos a corto plazo: Son las obligaciones o deudas con terceros, cuyo pago debe de realizarse dentro del período de un año. Ejemplo: cuentas por pagar, sueldos por pagar, créditos e intereses por pagar, impuestos por pagar, etc.
  • Pasivos a mediano plazo: Son las obligaciones de deudas con terceros, cuyo pago debe realizar en más de un año. Ejemplo: bonos, letras, créditos, pagaré, créditos de largo plazo, etc.

Si tu activo fijo (bienes o recursos de la empresa) no alcanza a pagar los pasivos (obligaciones a corto plazo de la empresa), en ese caso tu empresa está presentando una pérdida de liquidez. Para ello, es importante que se identifique los activos pasivos, tales como: materias primas, deudas de clientes, dinero en efectivo, inventario, terreno, patentes, etc. Asimismo, se deben identificar los pasivos corrientes: impuestos, cuentas por pagar, proveedores, deudas con bancos o tercero, etc.  Para esto se debe realizar la siguiente operación:

  • Razón corriente=  Activo corriente/ Pasivo corriente

Indicadores de actividad –  Ciclo de conversión de efectivo

El ciclo de conversión de efectivo es el número de días que tarda el dinero en regresar a la empresa. Esto sucede cuando se invierte en la compra de materias primas para la producción y venta de productos o prestación de servicios, o en su defecto, se puede comprar el producto ya terminado para venderlo.

Sirve para poder conocer el número de días que tarda el dinero en regresar a la empresa, esto con el objetivo de identificar si se presenta eficiencia o no en la cobranza, de lo contrario se podría tener problemas de liquidez.

Ciclo de conversión de efectivo =  Rotación cartera (días) +

                                                             Rotación inventario (días) – 

                                                             Rotación proveedores (días)

Si el resultado del ciclo de conversión de efectivo es un valor negativo, quiere decir que los días para transformar y vender los inventarios y los días para cobrar lo fiado a los clientes son menores que los días en pagar proveedores.

Banner MiDecisor

También te puede interesar: Indicadores de crédito en Colombia – La Reactivación del crédito

Rotación de activos

La rotación de activos es un indicador financiero que mide la gestión que se está haciendo de los activos para conseguir y producir ventas, es decir,  mide la eficiencia de la empresa a la hora de conseguir ingresos por cada venta. Lo que debe buscar la empresa es que el valor de este indicador sea lo más elevado posible, ya que esto indicará qué tan productivos son los activos que tenemos y, por lo tanto, que la empresa cuenta con una buena rentabilidad. Para saber cómo calcular este indicador, primero se debe conocer el valor de las ventas netas y el activo total del activo fijo (que son los dos componentes que lo conforman).

    • Rotación activo fijo= Ventas/ Total activo fijo
  • Cuanto mayor sea este porcentaje mejor será la rentabilidad de la empresa.
  • Cuanto menor sea este porcentaje, esto nos indicará que la empresa gastará de manera deficiente el dinero invertido en sus activos. 
  • Este indicador es ideal para comparar tu empresa con los competidores del mismo sector. 
  • Funciona muy bien para analizar en qué aspectos la empresa puede sacar rendimiento a los activos.

Indicadores de Rentabilidad – EBITDA

A la hora de evaluar el desempeño operacional de una compañía en un tiempo determinado, el EBITDA (earnings before interest and taxes)  es uno de los indicadores más importantes y más relevantes. Se usa para calcular realmente cuánto dinero le queda a la empresa una vez se descuentan costos y gastos operacionales.

Una de las diferencias del EBITDA frente a la utilidad operacional, es que este indicador no considera los gastos de depreciación ni amortización, puesto que estos gastos no representan un egreso real del dinero. Los gastos operacionales de ventas es lo que se invierte para que haya ventas en la empresa, tales como: salarios, alquiler de locales, compra de suministros, entre otros.

EBITDA= Ingresos – Costos – Gastos 

                Operacionales ventas (sin D&A)- 

                Gastos operacionales 

                Administración (sin D&A) 

EBITDA= Utilidad bruta – Gastos 

                Operacionales Ventas (sin D&A) –

                Gastos operacionales 

                Administración (sin D&A)

En conclusión, si una empresa tiene un EBITDA mayor a 0, significa que tiene utilidad. Este valor debe compararse con los niveles ideales de la industria o al sector que pertenezca.

Margen Neto

El margen neto corresponde al indicador de rentabilidad más observado por los accionistas o dueños de la compañía, puesto que relaciona la utilidad neta con las ventas; la utilidad neta es ese porcentaje de ganancia que queda luego de haber descontado los costos  y los gastos de la operación, y de haber sumado y restado los ingresos y gastos de la parte no operacional. Por supuesto, la utilidad neta final es la que queda luego de haber descontado el impuesto de renta estimado de la utilidad neta antes de impuestos (como los costos operacionales, gastos de ventas y administrativos, los gastos financieros, impuestos y demás gastos no operacionales).

  • Margen Neto= Utilidad Neta/Ventas

Entre mayor sea este porcentaje de margen neto, significa que la empresa vende a un precio alto sus productos sin la necesidad de vender por mucha cantidad para obtener buenas ganancias. De igual forma, significa que la empresa ha sido más eficiente con el manejo de los gastos.

Indicadores de endeudamiento – Deuda/EBITDA

La relación Deuda/EBITDA es un indicador muy observado por las entidades financieras a la hora de otorgar los créditos, puesto que, como su nombre lo indica, este indicador permite analizar la capacidad que tiene la empresa para pagar las obligaciones financieras, en una determinada cantidad de períodos.

  • Deuda/EBITDA = Obligaciones financieras/ (EBITDA x períodos en el año)

Si el resultado de la operación financiera es superior a 3,5 se interpreta que la empresa tiene una baja capacidad de pago. Por consiguiente, es complejo que las entidades financieras decidan prestar a dicha empresa.

Te puede interesar: Tips para mejorar el Historial Crediticio

Ahora que conoces cuáles son los indicadores principales que se deben tener en cuenta para medir y analizar la salud financiera de una empresa ¡Ponlos en práctica! Recuerda que en DataCrédito Empresas tenemos soluciones prepago y postpago de acuerdo a las necesidades de nuestros clientes. Si quieres conocer el nivel de riesgo de tus socios, clientes o proveedores, MiDecisor es la opción ideal para tu empresa; es un nuevo informe digital prepago que permite conocer lo siguiente: 

  • Validar la identidad del usuario 
  • Conocer la información general de la empresa consultada 
  • Evaluar los hábitos de pago de los últimos 12 meses de la empresa y/o persona consultada.
  • Analizar el nivel de endeudamiento y comportamiento de pago por sector.
  • Vende más tranquilo a cuotas.

Ingresa y conoce más sobre: MiDecisor

 

 

 

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *